domingo, 25 de octubre de 2009

A MEDIO GAS

Este tiempo no hay quien lo entienda. El jueves llovió en Barcelona como si se fuera a acabar el mundo, impresionante el agua que caía, algunas calles se convirtienron durante horas en auténticos rios. El viernes salió un día de otoño de foto: aire frio, el cielo cubierto, algunas gotas y ni rastro del sol entodo el día. Y el fin de semana hemos retrocedido en el tiempo para disfrutar de dos días de verano, de esos en los que casi te sobra la manga corta para entrenar, lo raro es que con estos cambios de temperatura mi salud no se haya resentido. Será que tengo las defensas en un buen nnivel, es decir, que debo estar entrenando poco...
El jueves con tanta agua no hubo ganas ni para ir al gimnasio, salir de casa era ya arriesgado, así que no sumé nada de nada, descanso.
El viernes despues de comerme un par de tostadas con mermelada y un té salí muy suave, me encontraba cansado (¿?). Al final completé 20 km. en 2 horas a ritmo regenerativo-extensivo.
El sábado el cansancio persistía; no hay quién lo entienda pero cuando más descanso peores sensaciones tengo, as´ique me metí una hora de gimnasio para hacer algo.
Hoy domingo, después de un buen paseo matutino por el centro y de ver el rodaje de una peli, me he subido a la bici para hacer 41'5 km. en 2h:05'. Muy fuerte de piernas y haciendo la bajada más técnica de todas las que he hecho hasta ahora. Supongo que como hoy no he descansado y he metido un entreno normal mañana me levantaré con fuerzas. A ver.

2 comentarios:

manuel binoy dijo...

A mí me pasa lo mismo; si descanso un día al siguiente me encuentro pesado y me cuesta empezar: necesito seis días a la semana de marcha para encontrarme bien; adelante con esos entrenos y mucha suerte, un abrazo.

ALVARO RUIZ dijo...

todo los dias no vas estar igual no crack , venga a seguir , un abrazo