lunes, 3 de diciembre de 2007

6 HORAS DE CALELLA

El domingo 2 de diciembre se disputaron las 6 horas de Calella, prueba de ultrafondo donde gana quién más metros recorra en las seis horas, y allí fuimos.
A las 7:30 de la mañana nos despertamos en LLavaneras (unos antes que otros) y, después de desayunar galletas con chocolate y miel, ultimamos los preparativos para la carrera. De momento las cosas van bien, como siempre hemos descansado poco, unas cinco horas. Espero que el descando de tres días y la pasta que llevo comiendo los últimos dos se noten a lo largo de la mañana.
Salimos de casa y cogemos el coche para ir a Calella. Todo va sobre ruedas: no nos perdemos, no hace frio y lo más raro de todo es que vamos bien de tiempo. Cuando llegamos formalizamos la inscripción y vemos el recorrido por donde se disputará la carrera. Buen sitio. Asfalto y tierra con predominio de la tierra, es un circuito de 1500 metros de ida y lo mismo de vuelta. Cada vuelta completa al circuito son 3 kilómetros, nuestro objetivo es hacer 20 vueltas (60 km.) así que nuestro ritmo tiene que ser de 6 minutos el kilómetro.
A las 9 de la mañana dan la salida, comenzamos la prueba unos 30 corredores, número de inscritos normal en pruebas de ultrafondo. Antes de los 1500 metros ya nos han adelantado unos 10 ó 12 corredores, confiamos en la táctica elegida y esperamos a recoger cadáveres más adelante.
La primera hora de carrera pasa sin darme cuenta. Vamos cumpliendo el objetivo, el ritmo es perfecto y llevamos 10 kilómetros. En cada vuelta bebemos algo y cogemos algún bote de agua o isotónico para ir bebiendo mientras corremos. Durante esta primera hora los que van delante nos siguen sacando distancia y los que vienen por detrás se mantienen. Aún es muy pronto para empezar a valorar las sensaciónes del cuerpo.
De repente llegan las dos horas de carrera, se me está pasando volando. Todo sigue en su sitio, llevaos 20 kilómetros y las sensaciones son muy buenas pero todavía queda mucha carrera. Sigo hidratándome mucho bebiendo sin ganas y comiendo algo cada pocos kilómetros. El primero nos ha doblado un par de veces pero nosotros seguimos a lo nuestro.
A partir del kilómetro 20 incrementamos un poco más el ritmo. Las sensaciones son mejores al ir un poco más rápido y acercarnos al ritmos al que solemos hacer los rodajes. Vemos que los que vienen por detrás no son capaces de cogernos y que algunos de los que van por delante empiezan a aflojar.
A las 3 horas de carrera me siento muy fuerte pero decido ser conservador. Le digo a Esteban que si a las 4 horas tengo las mismas sensaciones daré un hachazo fuerte para ir a por el tercero. Él va tambien muy entero y seguimos por debajo de 6 el mil. Ya empiezan a verse a algumos corredores andando y a otros tardando cada vez más en el avituallamiento. Del kilómetro 30 al 40 noto unas molestias intermitentes en la rodilla derecha, donde tuve la tendinitis, que me hacen pensar en lo peor. Trato de no hacerle caso a la molestia porque si no le presto atención sé que desaparecerá. Tengo suerte.
Llegamos al kilómetro 40. Algo menos de 4 horas de carrera y me siento muy fuerte. Decidimos hacer juntos hasta la distancia de maratón, kilómetro 42, y después me pondré a 5 el mil a ver si cojo a los primeros. Cuando pasamos por el 42 vamos en octava posición.
Ha llegado la hora de correr solo, dejo a Esteban sólo con su carrerón y empiezo a ponerme objetivos. El primero, el septimo clasificado. Voy tan entero que pongo un ritmo de 4':50. Así hago hasta el kilómetro 50, ir tan rápido me ha permitido coger a muchos y ponerme de los primeros, pero todavía voy el quinto. Voy enterísimo y cada vez qe me cruzo con Esteban me demuestra que el también va bien. Como todo no podía salir a pedir de boca en el kilómetro 50 llegan las dificultades. Empiezo a notar una molestia en un dedo del pie derecho (no sé que dedo es porque a estas alturas no los distingo) que se convierte en un dolor fuerte que me hace cojear bastante. Trato de cambiar los apoyos para ver si disminuye pero no da resultado así que como supongo que el dolor es por alguna ampolla que molesta porque el pie está hinchado decido pisar muy bruscamente con la punta del pie para ver si revientan y se alivia el dolor. Vaya idea. La primera vez que piso fuerte con la puntera el dolor es insoportable y casi me paro para descalzarme y si es necesario abandonar. La desilusión es grande porque voy bien y tengo al tercero a tiro de piedra. Sigo unos metros un poco más despacio y al kilómetro aproximadamente el dolor empieza a remitir. Parece que la ampolla sí que ha reventado y me permite seguir sólo con molestias. Ya no hay dolor.
A las cinco horas de carrera llevo unos 54 kilómetros y los participantes me animan bastante viendo el ritmo que llevo. Soy el que más fuerte va con diferencia, he llegado a desdoblarme del primero y sólo me saca 3 kilómetros. SIn darme cuenta me he puesto segundo y la motivación incrementa.
Cinco horas y diez minutos de carrera: llega el hombre del mazo. La gasolina se me acaba y las piernas me pesan una barbaridad. Los giros en el recorrido me hacen sufrir y tengo que bajar el ritmo un poco. A las cinco horas y media ya estoy vacio, las zancadas son cada vez más cortas y voy pisando como puedo para minimizar el dolor. Aún así no he parado de correr qunque voy mucho más lento. Todavía me queda un gel pero como sólo queda media hora prefiero no tomármelo a tener que parar a buscarlo y tener que agacharme.
Cuando completo el kilómetro 60 doblo a Esteban y me pongo a andar con él. Va acompañado de otro corredor y cuando ve que me paro me cae bronca. Que como me voy a parar ahora, que no he parado en toda la carrera y ahora no puedo parar... este se pensaba que me paraba por aburrimiento. Empezamos a correr los 3 y gracias a la bronca y al miedo de que me cazara el tercero tiro otra vez dejando a Esteban que ya va por su vigésima vuelta.
Cuando quedan sólo 5 minutos no hago más que mirar el reloj deseando que se acabe. LLego al cartel de 1400 metros y quedan 5 segundos de carrera. No doy un paso más.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo primero, enhorabuena a los dos!!
Me parece alucinante que paséis de los 60 km en 6 horas!!!!
Tenéis los huevos más grandes que "el Espartero"...
También deciros que me ha encantado el relato de la carrera. Estaba emocionado leyéndolo!!
Bueno... seguid contando cosillas, que ya sabéis que tenéis un fiel lector, que disfruta mucho con vuestros progresos y más aún con ese 2º y 5º puestos!!

LA GAVIOTA

Rubén dijo...

Muchas gracias fenómeno. Que leas el blog de vez en cuando es un aliciente más para seguir escribiendo. A ver si me hago pronto con las fotos y las cuelgo.
Un abrazo muy fuerte.

Esteban dijo...

Muchas gracias Sergio! Qué tal va todo por Madrid? Qué tal el curro? Y el matrimonio? (eso de casarse sí es tener 2 huevos Rubén!! jajaja Es coña!!).
Bueno, bueno, a ver si nos haces una visitilla que ya va tocando. Por cierto, qué tal el finde pasado con el reencuentro de la cena de los de la Gene?
Un abrazo Sergio, y la verdad es que da alegría mirar por el blog comentarios tuyos!
Cuídate fiera!!

Esteban dijo...

Por cierto Rubén, que mañana vuelve a haber cursa! Sabes a qué hora es? Has podido recoger los dorsales?
Esta tarde lo mismo me pongo las zapatillas para trotar 15' o 20' despacito y estirar un pelín!
(Estoy "enganchao", ahora no puedo parar!)

GENIO dijo...

Tu carrera, bien. Tu relato de la misma, excelente.Tu tiempo,...bueno, a 5,58, no está mal, pero... no echar campanas al vuelo.
Una ampolla en un dedo de cualquier pie, no puede tirar por tierra una carrera de esa categoria. la próxima vez a por el primer puesto.
Repito, enhorabuena, a los dos.

Rubén dijo...

El ritmo no es de 5:58 sino de 5:35, pero de todas formas gracias. Lo del pie es algo más que na ampolla pero no quería dramatizar el relato. lo del primer puesto ya es algo más difícil pero se intentará.
Esteban, de lo de la carrera no he mirado nada, hoy yo tambien saldré a trotar un ratito despues de comer para estirar bien luego. Los dorsales se pueden recoger el mismo día de la carrera. Hay que ponerse en ocntacto con la gente a ver quien va a venir a correr. un abrazo.

Anónimo dijo...

Gracias Genio!
Lo del tiempo es importante pero secundario, las Olimpiadas y esas cosas es para otra gente. Lo mejor es lo bien que nos lo hemos pasado!
Rubén sabes a qué hora es la cursa de mañana?
Por cierto, ya te han enviado todas las fotos de la carrera del domingo?
1 abrazo,

Esteban

Rubén dijo...

Ni sé lo de la carrera ni me han enviado las fotos. Nuri no me ha contestado al mail que le envié. Envíale un mail pidiendole las fotos, a ver si a ti te hace más caso.

Rubén dijo...

La carrera de mañana es a las 11:00 y los dorsales se pueden recoger antes. La verdad es que no creo uqe corra por la hora. Llegaré sobre las 9:30 y no creo que espere a las 11:00, aunque me quedaré con ganas.

GENIO dijo...

Pues claro que las olimpiadas son para otra gente.
Vamos a ver, vamos a ver!

"Lo mejor es lo bien que nos lo hemos pasado!" dice Esteban.

Pues te lo habras pasado tu de cine, cosa que dudo. ¿Y por que dudo? Pues:
1.-Antes de los 1500 metros ya nos han adelantado unos 10 ó 12 corredores,...
2.-El primero nos ha doblado un par de veces pero nosotros seguimos a lo nuestro.
3.-Del kilómetro 30 al 40 noto unas molestias intermitentes en la rodilla derecha, donde tuve la tendinitis, que me hacen pensar en lo peor.
4.- Empiezo a notar una molestia en un dedo del pie derecho (no sé que dedo es porque a estas alturas no los distingo) que se convierte en un dolor fuerte que me hace cojear bastante.
5.-que el dolor es por alguna ampolla que molesta porque el pie está hinchado decido pisar muy bruscamente con la punta del pie para ver si revientan y se alivia el dolor.
6.-llega el hombre del mazo. La gasolina se me acaba y las piernas me pesan una barbaridad. Los giros en el recorrido me hacen sufrir y tengo que bajar el ritmo un poco.
7.-ya estoy vacio, las zancadas son cada vez más cortas y voy pisando como puedo para minimizar el dolor.
8.-Cuando quedan sólo 5 minutos no hago más que mirar el reloj deseando que se acabe.

En fin, por mas que me esfuerzo, no me imagino a Rubén partiendose de risa y con cara de felicidad durante un solo minuto de los 360.
Ahora entiendo porque no haceis mejores tiempos. Vais toda la carrera disfrutando y pasandolo bien, no te jod....
¡Venga! Disfrutad ahora que habeis terminado.

Esteban dijo...

Después de tu sabio comentario: "no me imagino a Rubén partiendose de risa y con cara de felicidad durante un solo minuto de los 360", no dejas lugar a la duda, es tan notable tu ignorancia sobre el sentido del fondo y resistencia en el deporte, que debes hacerlo a propósito. Desenmascárate genio!

Rubén dijo...

La verdad es que los dos primeros tercios de carrera si los disfrutamos, yo al menos lo pasé bastante bien y nos reimos bastante. Las dificultades empezaron después y no había tantas risas, eso es verdad. Que al principio de carrera nos adelantaran no es obstáculo para disfrutar. Háblanos de tus marcas y así sabremos el respeto que le debemos tener a tus comentarios, de momento no se merecen ninguno por mi parte.