domingo, 3 de abril de 2011

HACE UN AÑO

Sin darme cuenta estaba en medio de la muchedumbre. Todos corrían, era semejante al caos de una batalla. Se oían gritos por todas partes, algunos tropezaban y caían, yo adelantaba a algunos y otros me pasaban a mi. Tenía el corazón al lìmite de sus pulsaciones máximas, como si quisiera salirse del pecho. Me costaba respirar debido al esfuerzo y notaba como la adrenalina hacìa su efecto en mi sangre. Ansiedad y nervios. Tenía ganas de llorar. No veía ninguna cara conocida, estaba perdido. La intensa polvareda, a cada paso más densa, dificultaba la visión. El vuelo rasante de los helicópteros sobre nuestras cabezas aturde aùn más. Tenía la boca seca y el calor me asfixiaba. Todo había empezado repentinamente, sin apenas darme cuenta. Allì, en medio de aquel enorme caos, sonreì de felicidad. Estaba corriendo la Marathon des Sables. La primera etapa la planteo como una toma de contacto. Solo hacen falta un par de kilòmetros para saber de que va esto: los 11,5 kilos de la mochila pesan, en la arena no se avanza y a las nueve de la mañana el termómetro marca 32 grados. Por delante tengo 250 kilómetros, me concentro en acabar los 29 de hoy en las mejores condiciones posibles y con el menor desgaste. Llevo cinco meses convencièndome de que mi carrera tiene que ser de menos a màs. A cada kilometro que pasa tengo mejores sensaciones, voy encontrando mi ritmo y eso ayuda, aunque pienso que quizás vaya demasiado fuerte. Calculo la distancia hasta el primer Check Point para que ni me sobre ni me falte agua. Hidratarme bien y comer constantemente es uno de los puntos fundamentales de la carrera. Hay que ser metòdico. Tampoco tardo en darme cuenta de que los kilometros aquí son mas largos. Donde creo que deberia estar el CP1 (13,4 km.) no hay nada, me quedan algo mas de 3 kilometros para llegar. Tomar referencias en la distancia es difícil, donde calculas un kilómetro en realidad hay cuatro o cinco. Por fin llego a mi primer check point. Me hablan en frances y no me entero de nada. Yo sonrio y digo a todo que sì. Me leen el dorsal y al tiempo que escriben el numero de este en la botella de agua que me dan, agujerean mi tarjeta de control. El chip registra mi tiempo de paso con el pitido caracteristico. No para de llegar gente. Me pongo a la sombra, como media barrita y una pastilla de sal y a correr. Salgo del CP y vuelven las dunas. No dudo y camino, tengo claro que hoy no hay que desgastar. En las subidas mas pronunciadas y en los tramos de dunas he estado caminando. Afronto asi lo que me queda de etapa. Los ultimos 4 kilometros no acaban nunca, se ve el campamento en el horizonte, en medio de la nada, pero por mas que corro la distancia siempre parece la misma. Llego muy entero en la posicion 254 despues de 4h:09', me dan mis 4,5 litros de agua y sin perder tiempo busco mi haima. Me quito la mochila, me siento y me descalzo. Toca ver en que condiciones he llegado. La valoracion es positiva, los pies estan impecables y después de estirar me encuentro entero de piernas. Lo que noto mas cargado es la espalda y tengo un poco de dolor en el hombro. Sin perder tiempo y casi sin recuperar el aliento me tomo 1,5 litros de recuperation, estiro y como. El resto del dia lo paso tumbado y estirando, hidratandome y comiendo, y teniendo muy en cuenta que esta es la parte mas importante, que la carrera son 24 horas al día y que en la haima tambien se corre. Es una carrera contrareloj para recuperar lo màximo posible para la siguiente etapa. Las sensaciones vividas han sido indescriptibles, es imposible explicarlo. Tienes que desear estar allí y llegar a ponerte en la salida para sentirlo. La etapa ha sido dura, mucha duna y mucha piedra. La temperatura ha sido muy alta, supongo que algo normal en el desierto... En la meta la gente se desmayaba o vomitaba, hay que seguir haciendo las cosas bien.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Un año, un año esperando esto.Leerte las sensaciones vividas, asi, de primera mano, es un lujo.Espero la segunda etapa.
Un abrazo.

uec dijo...

Anónimo, esta tarde la segunda etapa, igual que en la edici´çon de este año.
Un abrazo.

Rubén dijo...

Anónimo, esta tarde la segunda etapa, igual que en la edición de este año.
Un abrazo.

ALBERTO BRAVO SÁNCHEZ dijo...

Espero ansioso la segunda etapa!! Tienes mucha razón con la importancia de las recuperaciones.